emergenciaEmergencia

¿Cómo prevenir los accidentes de los niños en el hogar?

La infancia es la etapa de la vida en que los accidentes en el hogar son  muy frecuentes, sobre todo en los meses fríos del año,  y cuanto más pequeño es el niño.

Si entendemos a los accidentes como acontecimientos prevenibles, y no como un hecho inevitable del azar o el destino, en la infancia ocurren por omisión o comisión del adulto responsable.

El tipo de accidente depende de la edad del niño y por ende de la etapa del desarrollo en que se encuentre.

Conocer las distintas habliddades y destrezas que el niño va adquiriendo nos permite anticiparnos en  la prevenciòn, que no debe confundirse con prohibiciòn , se debe generar un ambiente seguro que estimule el desarrollo y el crecimiento.

Dentro de Las principales causas de accidentes en el hogar se encuentran: 

 

Caídas:

Están presentes desde que el bebé adquiere el primer movimiento, alrededor de los 4 meses de vida, que le permite desplazarse en el espacio.

Para evitar estas primeras  caídas, que en  general son de la cama o de los cambiadores, no se debe dejar al niño en ningún momento sin supervisión.

Cuando el niño comienza a caminar, las caídas desde su altura son muy frecuentes y en general son leves.  Para evitarlas no se recomienda el uso de andadores.

Más adelante se debe tener especial cuidado con las escaleras y es muy importante instalar trancas de seguridad. Tener la precaución de que balcones y ventanas permanezcan cerrados, y que no sea de fácil acceso para los niños.

Los espacios deben ser seguros evitando la existencia de muchos muebles, y de mesas con adornos y tapas de vidrio.

Un buen hábito es enseñarles a ordenar sus juguetes, para evitar que los mismos sean una causa de una posible caída. 

Cuando el niño alcanza una altura suficiente se debe enseñar a subir y bajar escaleras en forma segura.

 

Intoxicaciones:

Tan pronto los niños comienzan a gatear, alrededor de los 9 meses, se les recomienda a los padres que tengan precaución con todos aquellos productos tóxicos que se encuentren a su alcance.

Los que más frecuentemente hay en los hogares son los productos de limpieza y los medicamentos.

Es importante mantener los productos de limpieza en los envases originales y fuera del alcance de los más pequeños. Esto implica, por ejemplo, no rellenar envases vacíos de agua o refrescos con estos productos de limpieza, que puedan confundirlos y querer ingerirlos.

También hay que evitar dejar medicamentos a su alcance, no ingerirlos delante de los niños, ni dar recipientes vacíos para jugar, ya que es imposible que puedan distinguir el juego del peligro.

Los lugares más riesgosos para las intoxicaciones son la cocina y el baño; donde es frecuente tener los productos de limpieza, así como la mesa de luz en el cuarto de los adultos, donde suelen estar los medicamentos

También es importante que las tapas de los objetos que llevan pilas como controles remotos, llaveros, relojes, y otros objetos, estén bien cerradas, o en su defecto recubiertos con cinta. El insumo de este material puede ser letal para los niños. 

Por último, es recomendable colocar trancas de seguridad en cajones o armarios, que pueden ser accesibles a ellos.

 

Heridas corto punzantes:

Las heridas se pueden producir por caídas o por objetos corto punzantes 

Es importante asegurarse que los niños más pequeños no alcancen objetos de cristal  u objetos filosos, por lo que no deben estar apoyados cerca de los bordes de las mesas.

Evitar que tiren de los manteles, porque los platos y cubiertos pueden caer sobre ellos 

 

Quemaduras:

En nuestro país son frecuentes las quemaduras por agua hirviendo, debido al hábito de la ingesta de mate. Es por esto que resulta muy importante que los termos estén bien cerrados y  fuera del alcance de los niños.

En invierno son frecuentes las quemaduras por los distintos métodos de calefacción que usen las familias. Lo ideal es que no sean a fuego abierto  y, en caso de serlo, siempre debe estar protegido.

La cocina es también peligrosa para los niños, por los líquidos calientes, por lo que se recomienda que en lo posible no entren.  Para cocinar se recomienda usar las hornallas de atrás de la cocina, y dejar los mangos de las ollas y sartenes para adentro.

 

Asfixia:

Tener cuidado con la obstrucción de la vía aérea con pequeños objetos como botones, monedas, tornillos, ya que en la etapa de exploración oral, suelen llevárselos a la boca y pueden aspirarlos.

Cuidar también que los juguetes no tengan partes pequeñas que puedan separase.

Otro momento de atención debe ser durante la alimentación, evitando las porciones grandes del alimento

 

Electrocución:

La mejor forma de prevenir las lesiones eléctricas es cubrir los enchufes e intentar que los cables estén escondidos, o fuera del alcance de los niños, así como tener instalaciones seguras en las viviendas. 

Prevenir los accidentes es posible. De todas formas desde SEMM queremos darles la tranquilidad a nuestros socios que ante cualquier accidente, se comuniquen al 159 para poder orientarlos y brindarles la asistencia médica necesaria. 

 

Por todo lo que los abuelos nos dan día a día; por sus interminables consejos y mimos, compartimos con ustedes unos consejos para evitar las caídas de nuestros abuelos en el hogar.

Compartir en: whatsapp