emergenciaEmergencia

Día Mundial contra el Cáncer de Mama

El 19 de octubre se celebró el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y con el objetivo de crear conciencia y promover el acceso de todas las mujeres a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos.

 

Durante todo este mes se pretende concientizar a las mujeres sobre la importancia de conocer las técnicas de autoexamen mamario, las revisiones periódicas y la mamografía como métodos fundamentales para la detección precoz y por ende, para un mejor pronóstico del tratamiento.

Para esto, las mujeres deben conocer bien su cuerpo y así poder apreciar cualquier signo de alarma.

El autoexamen se debe realizar todos los meses después de la menstruación, o si ya no la tiene, un día fijo de cada mes, y consiste en los siguientes pasos:

1. Colocate frente a un espejo con los brazos caídos y comprobá que tus senos se mantienen con el tamaño y la forma de siempre, que su piel es lisa y no tiene arrugas ni asperezas y que el borde inferior es regular.
2. Levantá los brazos lentamente hasta ponerlos verticales y observá si se encuentra alguna diferencia notable entre ambos senos o en las axilas.
3. Con los brazos en alto girá tu cuerpo y comprobá que no haya alteraciones en el perfil de tus mamas.
4. Para proceder a la palpación, debés estar acostada. Palpate las mamas con las manos invertidas, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Utilizá las yemas de los dedos y procurá realizar un tacto firme y pausado en sentido circular. Asegurate de palpar la mama entera desde el pezón hasta el borde exterior.
5. Una vez finalizada la palpación, parate frente a un espejo y apoyá las manos con fuerza en las caderas. Esta posición hace que los músculos de la pared toráxica se contraigan y que sobresalga cualquier cambio en los senos.
6. Palpá la axila con el brazo levemente elevado. Luego presioná levemente el pezón para comprobar que no sale líquido.

Señales de alerta

• Un bulto indoloro y firme. Puede estar en la mama o en el área debajo del brazo.
• Secreción de líquido por el pezón.
• Anomalías asimétricas.
• Cambios de color en la aureola o pezón retraído.
• Alteraciones en la textura de la piel de la mama (piel de naranja, rojeces, grietas).

En SEMM nos unimos a la lucha contra el cáncer de mama y hacemos énfasis en la importancia de que todas las mujeres se realicen autoexámenes así como los controles médicos correspondientes.

Compartir en: whatsapp